@Emilienko Cómo convertirse en entrenador Pokémon

863

Qué año tan raro éste

28.07.2014
  • blog
  • cumpleaños

Qué año tan raro éste.

Sólo hay dos cosas que puedo recordar: haber pasado muchas horas trabajando y haber jugado muchas horas a Pokémon. No me atrevería a decir si este año ha sido bueno o malo, porque un año no es una de ese tipo de cosas que se pueden resumir en términos como “bueno” o “malo”. Pero sí que ha sido un año jodidamente difícil.

Esta tarde de julio, mientras escucho Radiohead frente a mi ordenador, miro este blog con incredulidad: cada vez con entradas más separadas en el tiempo, como si ya no tuviera tantas cosas que compartir con el Mundo, y, yo me pregunto, todas esas inquietudes que yo tenía antes, ¿ahora dónde están?

Qué año tan raro éste.

Nadie ha firmado aun

Compartir en Facebook 6 0
861

El arabesco imperfecto

16.06.2014
  • Arabesco
  • Debussy
  • perfección
  • piano

Una de las cosas que he aprendido en el último año es que mi vida no es perfecta y que está bien que sea así.

No soy perfecto en el trabajo; intento ser lo mejor que puedo, pero no soy perfecto porque resulta que los médicos somos humanos. No tengo la mejor Tesis Doctoral de mi promoción; no está exenta de esfuerzo, pero dista mucho de ser perfecta. No soy el mejor entrenador Pokémon de España; soy bastante bueno, pero cuando voy ganando una competición nacional, va y me gana uno de Portugalete. No soy el mejor nieto, ni el mejor hijo, ni por supuesto el mejor novio.

Pero sí hay una cosa perfecta en mi vida: una cosa que se mire por donde se mire no admite crítica. Es el primer Arabesco de Debussy, si se puede decir que es mío; aunque lo he escuchado tantas veces que hay algo de él que me pertenece.

Me refiero a que la versión de mi disco es la perfecta; mi interpretación no lo es. Me he esforzado en tocarlo, durante cuatro años y, como otras cosas en mi vida, jamás me saldrá perfecto. Sólo a la mente de un genio se le puede ocurrir tocar tresillos con la mano derecha y corcheas simples con la izquierda y sólo un pianista bueno puede interpretarlo.

¡Pero yo no soy perfecto, ni tampoco tengo que demostrarlo ante nadie! Así que esta noche, como homenaje a mi imperfección, y para regodearme de ella, les dejo con mi mejor versión de una obra maestra. Con todos ustedes, el arabesco imperfecto.

Nadie ha firmado aun

Compartir en Facebook 3 0
860

La salida de la cueva

26.05.2014
2. Hoenn
  • @calinoth
  • @pbl86
  • @sandyuki
  • @subarucito
  • Pokémon

Capítulo 2×14

El noroeste de Hoenn queda separado del resto de la isla por una cueva llamada la Cascada Meteoro. La Cascada Meteoro no es una cueva oscura pero, como en toda cueva, uno puede perderse al no poder ver la luz del sol.

Entré por la puerta norte y me perdí durante mucho tiempo, incapaz de encontrar la salida del sur. Si digo la verdad, tampoco tenía muchas ganas de buscarla. Si bien no me sentía cómodo en aquel lugar húmedo, la perspectiva de salir de él me parecía aún más inhóspita.

Por la puerta sur se llega a Ciudad Férrica. El club de entrenadores de esta ciudad se había enterado de que llevaba un tiempo vagando sin rumbo por la cueva y, sin yo pedirlo, vino a rescatarme.

El sol brillaba fuertemente en la playa de Ciudad Férrica, así como los ánimos de los entrenadores del lugar. Todos se pusieron contentos de recibir al Emilienko de Ciudad Azulona, del que por redes sociales habían oído hablar y que se especializaba en Pokémon de tipo planta.

El fin de semana que pasé con ellos, lleno de hamburguesas suculentas, cócteles extraños y combates Pokémon, fue uno de los mejores de mi vida. Cuando llegó el domingo por la tarde, vi a lo lejos las Cascadas Meteoro, donde había permanecido encerrado tanto tiempo, y comprendí que había llegado el momento de que mi viaje continuara.

Hay una firma

Compartir en Facebook 7 0
12345...102030...→Última ›